La tecnología en nube puede ayudar a las empresas químicas a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad y cumplimiento de la normativa

Hoja informativa

El principal objetivo de la industria química es innovar y producir productos valiosos con un rápido plazo de comercialización. Pero ese es solo un aspecto del desarrollo de un nuevo producto.

Hoy, los reguladores, los mandatos gubernamentales y los consumidores esperan más. ¿Es seguro? ¿Cómo afectará al medio ambiente? ¿Cómo podemos minimizar los residuos?

La sostenibilidad, la seguridad y la reutilización son consideraciones clave a la hora de lanzar un nuevo producto al mercado. En palabras de la empresa química LyondellBasell: "Hacemos de la salud, la seguridad y la protección del medio ambiente parte integrante del desarrollo, la fabricación, la distribución, el uso, el reciclaje y la eliminación de nuestros productos." Los datos pueden ayudar a las empresas a cumplir su objetivo.

Es probable que las empresas ya estén utilizando sus datos para tomar decisiones críticas con rapidez e innovar en sus productos. Solo en el sector químico mundial, en 2017 se invirtieron $51 billones en I+D. Con tanto en juego en esta fase del proceso, los datos generados a partir de los flujos de trabajo de I+D deberían tratarse de forma holística. Pero, a menudo, no es así. De hecho, la mayoría de los datos no se analizan, simplemente porque no hay tiempo para analizarlos todos, por lo que las empresas pierden la oportunidad de obtener información valiosa de sus datos. Veamos cómo la gestión eficaz de los datos en la nube puede ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad, seguridad y cumplimiento.

Regulación química para una nueva era

Los organismos reguladores del sector están aumentando sus expectativas en materia de seguridad. El Consejo Estadounidense de Química ha establecido normas estrictas para que los productos químicos se utilicen y gestionen de forma segura, reduzcan el impacto ambiental, permitan un uso más limpio y eficiente de la energía y proporcionen materiales innovadores con recursos sostenibles e, idealmente, fáciles de reciclar.

En 2016, el Congreso aprobó la Ley Lautenberg de Seguridad Química para el Siglo XXI, que el presidente de Estados Unidos promulgó. La nueva ley protege la salud de las personas y el medio ambiente, además de apoyar el crecimiento económico y la fabricación en Estados Unidos. Del mismo modo, la legislación REACH se esfuerza por hacer lo mismo en la UE.

Empresas como Henkel y Solvay han tomado la delantera en la reutilización innovadora centrándose en la química para impulsar la sostenibilidad. El Persil Ultra Concentrado de Henkel aumenta la concentración de los ingredientes para que el envase sea más pequeño, lo que minimiza el uso de plástico y las emisiones de carbono durante el transporte. La innovación de Solvay les ha permitido proporcionar una batería altamente estable que garantiza su seguridad de uso tanto en vehículos eléctricos como en ordenadores portátiles y smartphones.

Dado que la industria química fabrica productos que forman parte de la vida cotidiana, tiene una oportunidad única de reducir la cantidad de residuos durante el ciclo de vida de un producto y disminuir así su impacto ambiental. Esto no solo significa que el producto es más seguro para el planeta, sino también para todas las criaturas que viven en él.

Teniendo esto en cuenta, las empresas han invertido importantes recursos en estudiar la huella de seguridad de un producto, si es biodegradable o no y lo fácil que es reciclarlo. Por ejemplo, BASF colaboró con agricultores para crear una botella de plástico ligera para transportar pesticidas. Los análisis mostraron que el nuevo diseño tenía un mayor rendimiento ecológico que la botella original, y su uso reducía el riesgo de que los agricultores se expusieran a los pesticidas. La botella también contiene menos plástico, lo que se traduce en menos emisiones de gases durante la producción y el reciclado. En total, el cambio ha reducido 2.000 toneladas métricas de CO2.

Aumente la seguridad de los productos y cumpla la normativa

La seguridad es una de las principales preocupaciones del sector industrial, y con razón.

Muchos de los productos desarrollados son posiblemente inestables, peligrosos o nocivos en alguna fase del proceso de producción o incluso durante el transporte. Muchos fabricantes requieren informes de inventario para cumplir la legislación sobre salud y seguridad del Sistema Globalmente Armonizado (SGA). La tecnología en la nube permite a las empresas rastrear, registrar y reutilizar datos e inventarios, cumpliendo la normativa de seguridad y minimizando los residuos.

Ser más sostenible con la tecnología en nube

Encontrar un hueco en el mercado y decidir llenarlo con un producto nuevo e interesante son sólo los primeros pasos.

Las empresas deben formular el producto y someterlo a cientos de pruebas físicas y analíticas para garantizar que es seguro, eficaz y se ajusta tanto a los requisitos del mercado como a los de los distintos organismos reguladores, incluida la sostenibilidad.

Desarrollar productos pensando en la sostenibilidad tiene múltiples ventajas: será más respetuoso con el medio ambiente y avanzar hacia un producto sostenible puede ahorrar costes. El uso de la tecnología en la nube para recopilar, vincular y almacenar datos ofrece a las empresas la oportunidad de acceder a todos sus datos anteriores en un solo lugar. Ver y reutilizar datos o investigaciones anteriores muestra lo que funciona y lo que no, y elimina la necesidad de repetir pruebas, que según los expertos suponen 40% de los costes totales de los proyectos.

En lugar de necesitar numerosas pruebas para crear una nueva formulación, si las empresas pueden acceder a datos antiguos y reutilizarlos, pueden ser más eficientes y rápidas. La tecnología en la nube captura el contexto de las pruebas junto con los resultados analíticos cualitativos y cuantitativos. Así es fácil ver dónde hay que ajustar una formulación existente. Además, las empresas pueden ver y gestionar todo su inventario, incluidos materiales, equipos y reactivos: cuántas botellas tienen y cuánto hay en cada una.

Se acabaron los pedidos excesivos y la eliminación de reactivos caducados, con el consiguiente ahorro de reactivos y de tiempo. En su lugar, esos recursos pueden aprovecharse mejor, por ejemplo, encontrando mejores opciones, fácilmente reciclables y biodegradables, algo que siempre busca el sector industrial.

Mediante la adopción de tecnología en la nube, como The E-WorkBook Cloud para gestionar datos, las empresas pueden encontrar y reutilizar sus datos, lo que ahorra tiempo a los científicos y, en última instancia, acelera su tiempo de comercialización. La plataforma informática integral permite a los científicos incorporar y reutilizar flujos de trabajo utilizados habitualmente en el laboratorio, así como datos de desarrollo de productos. Los fabricantes pueden comparar con facilidad los atributos de los productos químicos de proyectos anteriores para optimizar los procesos de producción con el fin de requerir menos disolventes, reducir las emisiones nocivas y obtener más producto.

Si quiere dedicar más tiempo a la ciencia y hacer posible una mayor innovación, póngase en contacto con nosotros: contact@idbs.com

Descargar hoja informativa
Solicitar una demostraciónConectar con un experto

Más información

E-WorkBook Avance

Mejore su rendimiento con una captura de datos coherente, potentes funciones de análisis y generación rápida de informes.

La urgencia de ser F.A.I.R.

¿Por qué los científicos no aprovechan todo el potencial de los datos? En este artículo hablaremos de los bloqueos al uso de datos...