Blog del IDBS | 4 de julio de 2017

Gestión de datos: ¿Se está engañando a sí mismo? (Primera parte)

1Un artículo reciente en la revista National Geographic, Por qué mentimos: la ciencia detrás de nuestros engaños de Yudhijit Bhattacharjee, explora cómo y por qué la intriga y la deshonestidad forman parte de lo que nos hace humanos.

Mentimos por todo tipo de razones: nos gusta sentirnos mejor con nuestra dieta, "Este yogur de lima está tan bueno como un trozo de tarta". Mentimos para proteger los sentimientos de los demás, "Claro que no has engordado, ¡estás estupenda!". También mentimos para encubrir un error "Yo no he tenido nada que ver".

También hay muchos otros tipos de mentiras citadas en el artículo: mentiras evasivas, altruistas y maliciosas, por nombrar sólo algunas. Si reflexionamos honestamente sobre nuestras propias vidas, es fácil ver las muchas mentiras que decimos a los demás por una amplia gama de razones, pero también, y quizás más sorprendente, la miríada de falsedades que nos decimos a nosotros mismos. Se ha convertido en una técnica humana reflexiva para afrontar nuestra realidad, algo que hacemos social, profesional y personalmente, y a menudo sin darnos cuenta de que lo hacemos.

Vivimos en un mundo lleno de datos. Los programas de televisión triunfan o fracasan en función de los índices de audiencia. Los aficionados y expertos deportivos recopilan información estadística para juzgar la capacidad y el rendimiento de jugadores y equipos. Los jugadores y corredores de apuestas siempre están calculando las probabilidades. Los que recortan cupones calculan cuánto dinero pueden ahorrarse.

En el mundo de la investigación y el desarrollo, el volumen de datos en juego es asombroso. Así que, cuando se trata de la gestión y la calidad de los datos, ¿estamos de nuevo escondiendo la cabeza bajo el ala y mintiéndonos a nosotros mismos sobre la eficacia de nuestro sistema? ¿Los datos que impulsan nuestro flujo de trabajo son realmente tan buenos como podrían ser?

Ventaja económica: disfrutar de los beneficios financieros

"Sí, cielo. El maletero está lleno de bolsas de la compra, ¡pero conseguí todas estas cosas baratísimas!"

2

A todos nos gusta la emoción de una ganga. Nos sentimos bien al encontrar un artículo que cuesta mucho menos de lo habitual, pero ¿a qué precio? ¿Hemos aceptado un producto de peor calidad que, a la larga, tendremos que cambiar? ¿Hemos elegido un modelo sin las campanas y silbatos que pensamos que no necesitamos en ese momento, sólo para descubrir que realmente necesitamos esas utilidades más adelante? Lo que creíamos que era una ganancia económica en ese momento puede resultar en una pérdida económica más adelante, no sólo en dinero, sino también en el tiempo que se tarda en encontrar y sustituir el producto que elegimos en primer lugar.

Como ocurre con todo en la sociedad moderna, hay muchas opciones para la gestión de datos de I+D, y algunas de ellas incluso pueden ser gratuitas. Ya puede oír esa voz en su cabeza, o quizá sean las palabras de su jefe o del departamento de contabilidad: "Realmente no hay necesidad de gastar dinero en esto, ¿verdad?". Recuerda esas mentirijillas del momento, siempre hay una razón por la que algunas cosas son gratis...

Cuando los datos se guardan en mi ordenador en una estructura de carpetas que tiene sentido para mí, es imposible que otra persona sepa que los datos están ahí, y mucho menos que los busque y los encuentre.

¿Y si esos mismos datos de mi ordenador son esenciales para el análisis que están realizando otros? ¿Y si los datos de mi ordenador cambian por completo el análisis? O peor aún, ¿y si el análisis depende de esos datos y, sin acceso a ellos, otros tienen que duplicar mis esfuerzos y recopilarlos por su cuenta?

Tiempo perdido que duplica el coste para producir el mismo resultado. Todo esto podría haberse evitado si hubiera utilizado una herramienta que permitiera a mi equipo saber que los datos ya existen y dónde encontrarlos exactamente.

Autoimpresión: formación de una imagen positiva de nosotros mismos

"¡No necesito un Fitbit que me diga que soy una máquina de quemar calorías!".

3Todos hemos estado alguna vez en una situación en la que pensamos que estamos haciendo algo muy bien hasta que nos ponen a prueba. Sólo entonces descubrimos que estábamos escondiendo la cabeza en la arena o mintiéndonos abiertamente sobre lo bien que lo estábamos haciendo.

Es fácil suponer que todas las personas de una organización registran todos los datos necesarios para que otra pueda entender e interpretar lo que ha hecho para producir ese resultado. También es fácil suponer que cada uno de ellos ha utilizado los procesos correctos y ha seguido la normativa necesaria para la exacción. Pero todos sabemos adónde conducen las suposiciones ciegas en el lugar de trabajo.

No sólo es importante saber que los datos existen y dónde encontrarlos. Es igualmente importante saber que los datos se han capturado de forma que otros puedan entenderlos y confiar en ellos: la validez nunca puede ponerse en duda y las normas reglamentarias nunca pueden falsificarse.

En el laboratorio, si los datos no son válidos o son difíciles de entender, pueden dar lugar a repeticiones de trabajo, que cuestan a la organización tiempo y dinero. Pero con el software de gestión de datos de laboratorio adecuado, pueden establecerse controles y equilibrios que garanticen que toda la información necesaria se captura adecuadamente y que los datos se producen de acuerdo con las normas empresariales preestablecidas.

Puede leer Segunda parte de nuestra serie de blogs "Gestión de datos: ¿Está de broma?" aquí.

Para saber cómo E-WorkBook Cloud puede ayudarle con sus procesos de gestión de datos de I+D y datos de laboratorio, hable hoy mismo con uno de nuestros expertos.

Acerca del IDBSPóngase en contacto con nosotros

Más noticias