Blog del IDBS | 27 de mayo de 2015

Conectando los puntos: ¿Qué has aprendido de Connect?

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del IDBS Connect de este año? ¿Fueron las noticias sobre las nuevas herramientas de colaboración, búsqueda y gestión de inventarios anunciadas el primer día? ¿Fue escuchar a clientes de los sectores de las ciencias de la vida y la industria compartir sus experiencias sobre la eliminación del papel?

Con tantas cosas que llevarse de IDBS Connect 2015, es difícil acotar nuestro principal mensaje para llevar a casa de este evento. Pero aquí está nuestro intento de llegar al fondo de los aprendizajes clave.

Para nosotros, una de las cuestiones más llamativas surgió de la charla de Michael Elliott, que se centró en la informática de laboratorio en 2025: ¿ha mejorado la informática la ciencia? A lo largo de la última década, la industria informática ha ofrecido toda una serie de productos para la gestión de datos científicos, pero ¿han cumplido realmente la promesa de impulsar la innovación? Se trata de una pregunta difícil, cuya respuesta encontramos en otra charla, esta vez del segundo día, a cargo del gurú de la innovación Stephen Shapiro. En esencia, Stephen explicó que el principal obstáculo a la innovación es interpretar erróneamente el problema e intentar responder a la pregunta equivocada.

Formular la pregunta adecuada

Es una invitación a todas las partes interesadas en la investigación para que se paren a pensar si hemos definido correctamente el problema que queremos resolver. Lo que hemos visto en la última década es una explosión del número de actores en el ecosistema de la investigación. Ha habido un auge en el número de organizaciones biotecnológicas y farmacéuticas pequeñas y medianas que se ocupan de secciones especializadas del proceso de investigación. Los avances en biología y medicina de precisión, por citar otro ejemplo de las ciencias de la vida, también han aumentado el volumen y la complejidad de los datos. Y, como destacó nuestro director de tecnología, Pete Murray, la cantidad de conocimientos de que dispone la humanidad se duplica cada 12 o 13 meses.

¿Dónde deja esto a la informática de laboratorio? ¿Cuál es el problema al que debemos dar respuesta? Escuchar a algunos de nuestros clientes describir situaciones en las que el 80% de un proyecto analítico se dedica únicamente a recopilar datos pone de manifiesto las limitaciones del trabajo en papel. Las ventajas de sustituir los cuadernos de papel por sus homólogos electrónicos son claras y demostrables. Pero a la hora de definir el reto de innovación que queremos superar, el mensaje que más resonó en todas las charlas, debates y reuniones informales fue que lo primero son las personas.

El toque humano

Al más alto nivel, todos -ya sea IDBS desarrollando software o una organización de investigación- necesitamos recordar que la innovación proviene de los seres humanos. En el centro del ecosistema de las grandes empresas de investigación y las CRO, las CMO y los socios de subcontratación de todos los ámbitos e industrias están las personas. Aunque la integración de datos procedentes de distintas fuentes en el ecosistema de investigación puede considerarse un reto técnico, debemos recordar que son las personas las que tienen que dar sentido e interpretar la información que reciben. Si los datos no son fáciles de gestionar y los sistemas no son sencillos de utilizar, la informática de laboratorio habrá fracasado.

Para que la informática de laboratorio esté a la altura de los retos de 2025, debemos enfocar la gestión de datos desde un punto de vista más que técnico. Debemos recordar ante todo que nuestra misión es simplificar al máximo la vida de los investigadores para que puedan tomar los datos que nuestros sistemas ponen a su disposición y utilizarlos para innovar.

Por otro lado, hemos oído una y otra vez que el éxito de la gestión del cambio en la eliminación del papel se basa en escuchar la voz del usuario. Porque sólo cuando los usuarios finales ven las ventajas del cambio lo aceptan y abogan por él. Una vez más, la clave está en las personas.

La investigación del mañana

Nuestra principal conclusión del IDBS Connect de este año es que la cantidad de datos creados por la investigación no va a hacer más que crecer y los modelos de negocio que sustentan la innovación no van a hacer más que volverse más complejos. Esto significa que nos centraremos en defender a las personas que hay detrás de cada historia de innovación en cada nuevo producto que diseñemos y construyamos y en toda nuestra formación y apoyo. Y al crear soluciones orientadas a las personas, todas las partes interesadas en la investigación tendrán el valor de ir más allá de la automatización del pasado y construir un marco técnico adecuado para el ecosistema de innovación de 2025.

En esencia, seguimos con nuestra misión de ayudarle a tender puentes entre los datos y las personas.

Acerca del IDBSPóngase en contacto con nosotros

Más noticias